SER UNA HIJA LIBRE Y TRANSFORMAR EL DOLOR EN PODER PERSONAL, ES UNA DECISIÓN QUE PUEDES TOMAR HOY.

Desde pequeña tuve la certeza de buscar mi bienestar, de vivir mi vida a mi manera, de hacer las cosas diferentes, busque en muchos lugares, me perdí en el dolor que me causaba mi historia personal, en el legado que sentía como una mochila que no me dejaba vivir en libertad y plenitud.

Solo me encontré cuando busque dentro de mi, y me transforme en una  Hija Libre.

Libre del dolor, de mandatos y lealtades invisibles que determinaban mi vida.

Hoy estoy aquí para acompañar a mujeres que deseen realizar este viaje acompañada de una mujer que también recorrió el camino, y se que pueden transformar sus vidas, pues es una opción, que quizás no estas viendo, para la cual necesitas compromiso y coraje.

El 75% de las mujeres siente un dolor profundo hacia su madre y esta cansada de repetir patrones, de sentir que cumple expectativas de otros, vivir postergándose, sentir un vacío permanente, a pesar de haber cumplido las metas propuestas, se vincula en relaciones toxicas y probablemente, si es madre, esta repitiendo la historia con sus hijas.

TU HISTORIA TAMBIÉN ES MI HISTORIA

Y no solo la mía, sino la de muchas mujeres, ya que todas somos de algún modo las nietas o bisnietas de un sistema que no ha procurado proteger a la mujer, con lo cual ya varias generaciones atrás vienen mujeres dañadas en su autoestima, amor propio y valentía, y así, con esa herida, estas mujeres que son nuestras ancestras se transformaron en madre y criaron con ese dolor, muchas veces invisibilizado, a su vez sus hijas, nuestras madres, muchas no tuvieron la información, los recursos o el coraje para cortar el patrón, y solo hicieron lo que mejor pudieron con su ser mujer que también se convirtió en madre, y hoy tú, que eres mujer hija y probablemente mujer madre al mismo tiempo, tienes la oportunidad de sanar.

Desde pequeña siempre tuve la certeza de que algo no estaba bien en mi sistema familiar, que las cosas podían se diferentes, que no era necesario vivir desde el drama, sin embargo, le digo si a toda mi experiencia y agradezco cada una de ellas, incluso aquellas que me causaran mucho dolor, desamparo, desesperación y sensación de abandono, a pesar de no estar sola.

Busque muy tempranamente ayuda terapéutica, y mi cable a tierra y al cielo, siempre fue la naturaleza, el arte, la luna, la magia, en estos mundos me cobije y construí mi propio espacio sagrado que reparo todo aquello por lo cual sufría.

Hoy sin duda mi experiencia humana que más transformación ha traído a mi vida es mi maternidad, soy madre de dos niñas, las cuales me han ido mostrando sombras que aún están sanando y todas las maravillosas luces que en mi habitan.

Me he formado para comprender la vivencia de la mujer desde la psicología, enfoque de género, arteterapia, constelaciones familiares, procesos sagrados femeninos, ancestrología, terapia floral, terapia corporal, entre otras, las cuales pongo al servicio de cada mujer que llega a mi consulta, taller o charla, mi deseo es que seamos más hijas libres y mujeres auténticas, ¡tomando la vida y haciendo con ella lo que mejor podamos!

¡Mi propósito es acompañarte en el camino a sanar tu herida materna, transformando el cómo tomas la vida, devolviéndote la soberanía sobre tu vivencia, y así vivir más plena, libre y feliz!